La motivación intrínseca. ¡Directivo a dirigir! (7)

Existen dos tipos de motivación, la extrínseca y la intrínseca. En la empresa, sobre la primera, los expertos en personas pueden decir mucho. Hoy, me apetece dar unas pinceladas a la segunda y conocer vuestras experiencias.

La motivación intrínseca está en la propia persona. Surge de si misma y la lleva la #ACTitud por sus propios motivos. Tiene una fuerza brutal y todos conocemos personas con un perfil y una capacidad de automotivación capaz de mover montañas y de sacar adelante lo que se proponen. Son personas con un potencial brutal y especial, con auténtica pasión en todo lo que se proponen.

Para el trabajo en equipo son una delicia, verdaderos tractores, orientados al resultado,  con capacidad de integrarlo y potenciarlo. Van más allá de las propias expectativas iniciales.

¿Conoces alguno? ¿Has tenido alguno en tu equipo?

Te consumirán pocos recursos y te facilitarán buenos resultados. Ahora bien, líder, en tus manos está el detectarlos -no es difícil-. Porque todos fallamos alguna vez y no estuvimos a la altura. Y, cuando nos damos cuenta, su nivel de motivación ha bajado. No supimos mantener ese nivel de equipo que también necesitaban, para no sentirse siempre la máquina de tren que tenía que tirar de todo el equipo.

La situación ha cambiado. Ahora es duro liderar un equipo sin esa cabeza tractora. Puede que incluso sea tarde para recuperarla, ni con acciones de motivación extrínseca -reconocimientos, dotaciones económicas, mejora de las condiciones, etc.-, porque ya le hemos fallado a nivel de otras expectativas intrínsecas. ¿Te ha pasado alguna vez?

Aquí, la solución pasa por el diálogo, por el conocimiento real de esas motivaciones y por la implantación de un plan de acción coherente, con acciones y seguimiento acordado entre ambos.

Por desgracia, a veces, caemos tarde en la cuenta y perdemos alguien valioso en nuestro equipo.

Y tú, ¿qué experiencias has tenido en este sentido?

3 respuestas a «La motivación intrínseca. ¡Directivo a dirigir! (7)»

  1. Creo que pocas organizaciones son capaces de valorar ese espíritu «tractor».
    La jerarquía, quemada o protegiendo su estatus y privilegios, pocas veces apoyará y dará campo de acción a esos espíritus.
    Sólo alguna startups en sus comienzos fomentan y promueven ese trabajo tan rentable y motivador.

    1. Muchas gracias JI.Ursua. Pues es una pena perder a esa gente motivada y no dejarles que tiren del carro. Cierto es que depende mucho de con quién se encuentren en el papel de líder en las empresas. En startups es ciertamente más sencillo, pero también en la empresa cotidiana, cuando el equipo líder es potente y consciente de qué es lo que tiene, pueden ser piezas claves para la organización.

  2. Así debería ser.
    No tengo la menor duda.
    Pero reflejo y sospecho que compartes la realidad en empresas viejas y aviejadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.