La coherencia

Qué curioso y qué fácil, la coherencia. Que bien suena, pero ¡cómo cuesta ser coherente!

Tenemos la obligación de ser coherentes con nosotros mismos y ello llevará a que también lo seamos con los demás.

La coherencia surge de la unión entre valores propios y forma de ser. Es muy compleja, porque son muchas las variables y su posición prioritaria varía con el tiempo e incluso en determinados momentos con el estado anímico.

Ser coherente con uno mismo es a priori muy sencillo y la mejor fórmula para el desarrollo y el crecimiento personal, porque iremos avanzando, decidiendo y actuando en función de ello. Ahí es donde vuelven a entrar en la ecuación los valores. Toda #ACTitud en la vida está condicionada por el cómo percibimos lo que nos rodea, lo que sentimos y los resortes que se ponen en marcha para provocar una determinada acción. Ojo que, generalmente, todo esto pasará de un modo automático, sin que nos demos ni cuenta.

Puede que haya llegado el momento en que empecemos a dedicarnos el tiempo necesario para analizar nuestras actuaciones y su motivación real, pasando por los sentimientos que en nosotros han generado. Como otras habilidades emocionales, también requiere espacio personal con dedicación y sistemática.

Cuando somos coherentes y además conscientes de ello, de su por qué, este autoconocimiento favorece nuestro desarrollo y además se convierte en experiencia que podremos aplicar en futuras situaciones.

Como siempre, hablo de coherencia desde el uno mismo, por lo que no tiene sentido el segregarlo en cualquiera de nuestras situaciones cotidianas de familia, trabajo, día a día. Por lo tanto, como suelo decir, no dejemos que nuestra coherencia esté basada por valores no propios y no nos pongamos camisas que no son de nuestra talla.

Y esto es ya una llamada a la acción, cuando en tu vida algo no encaje con tu escala de valores, sientas que la actuación grupal o tu #ACTitud no están alineadas con tu coherencia, piénsalo y sal cuanto antes de ahí. Busca tu familia coherente, amigos coherentes, trabajo coherente, aficiones coherentes. Vive coherente y disfruta de ello.

Y si te apetece, una canción para ti, ¡corre a por tu coherencia! aunque sea como una tortuga:

https://open.spotify.com/track/6qBjq59UQSjO25EBUixYwC?si=WNGzf0PaTyOU7V_SRetGpg