No me gusta mi bigote, pero da mucho que hablar. #movember

Pues no, no me gusta mi bigote. Y probablemente, como a muchos, a ti tampoco.

Pero cuando me ves con él me preguntas el por qué y ese es el efecto deseado.

Existe un movimiento, #movember, de la fusión de los vocablos ingleses “moustach” + “november”. Te dejo un link por si quieres saber más, pero te lo resumo.

https://es.movember.com/

Hace años unos australianos, entre cerveza y cerveza debatían sobre los cánceres masculinos, principalmente testiculares y de próstata. Después se sumaron algunas otras enfermedades. Éstas tenian poco efecto mediático y ellos consideraron que si se hablase más de ellas habría más concienciación, más autoexámenes, más conocimiento y más investigación.

Así, surgió el movimiento #movember, de su #ACTitud. Decidieron eso, durante los meses de noviembre dejarse un buen bigote.

Y por ello, aquí me tienes un año más metido en #movember, con mi mostacho a cuestas. Y, te lo creas o no, surge su efecto. Sois muchos los que me habéis preguntado por él y la conversación ya ha surgido. Objetivo logrado.

Ahora toca cuidarlo hasta fin de mes y probablemente ver su evolución a barba o perilla, que me sienta mejor.

Y a ti, ¿te gusta mi bigote? ¿Te animas a dejar el tuyo?

Y además, ¿te has tocado los huevos? ¿Estás dispuesto a hacerlo y a decirle a los tuyos que lo hagan?

Espero que sí y que siga el efecto.

4 respuestas a «No me gusta mi bigote, pero da mucho que hablar. #movember»

  1. Buenos días, amigo Ángel y demás partícipes de este blog.

    Una de mis frases es: «Todo tiene una explicación por absurda que parezca» y se ajusta como un guante a lo que acabo de leer.
    No sabía que dejarse el bigote en noviembre pudiera tener una razón y que unos australianos con unas cervezas tuvieran que ver en todo ello. Si es para difundir un mensaje relativo a un problema -grave- de salud que, a la larga, afecta a toda la población, bienvenido sea. Confío que la campaña sea útil.

    Respecto a si me toco las pelotas … la verdad, no sé que deciros, no paro y cuando tengo un rato, no me regodeo en una satisfacción personal (nunca mejor dicho lo de «personal»), no estoy motivado; quizá sea porque ya me tocan suficiente y metafóricamente mis atributos masculinos, particularmente más los familiares que los amigos.

    Un saludo a todos y un abrazo especialmente para ti, amigo Ángel.
    Muchas gracias por tus observaciones y por este artículo en particular.

  2. Gracias por alegrarme la mañana, campeón. Déjate bigote y lo que quieras, con tu #ACTitud todo te sienta ( y nos sienta) fenomenal!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *