Y después de ésto, ¿qué?

En primer lugar, espero que tú y los tuyos estéis bien y llevando del mejor modo esta situación.

Ahora, comparto mi reflexión sobre lo que está pasando y sobre lo que creo (o más bien me gustaría) que pase tras este lapso, histórico, del coronavirus.

La mayoría protestamos y nos hemos hecho incrédulos sobre nuestra clase política y nuestros gobernantes, tanto en los poderes más altos como en la cercanía de nuestros concejos. Sólo nos queda el refugio de que «tenemos lo que nos merecemos», en este caso, lo que hemos votado, pero no seamos de atan fácil conformar.

Creo que, unos cuantos, nos planteamos que hemos llegado a un punto de inflexión y que tenemos que cambiar la situación de cara al futuro. Debemos retomar una sociedad con más valores, más colaborativa, mejor y, aunque gobernada por una clase política, dirigida en nuestro día a día por nosotros, por la sociedad civil.

A nivel individual, tenemos una Responsabilidad Social Personal (RSP, de la que ya te hablé aquí), pero la unión de nuestra #ACTitud puede dar lugar a nuevos conceptos de ecosistemas sociales que es lo que vamos a analizar.

Generemos pequeñas acciones, acordes a nuestros valores, en nuestro pequeño ámbito o ecosistema cercano. Como él dice y me suscribo, estamos en guerra, en guerra desde nosotros mismos, como miembros de la sociedad que habitamos en la que también debemos asumir la realidad que nos toca de aceptar los códigos conductuales y nuestras obligaciones ciudadanas.

Por ello, permíteme en este punto recomendarte el libro Think Punk, de Ecequiel Barricart. Apunta también en esta línea.

Y ya, pasando a la acción, abogo a partir de ahora por ésto, porque nuestra #ACTitud, surgida de nuestros valores, emita acciones locales, coherentes, de crecimiento y de suma, de modo que la sociedad civil, los uno más uno, seamos capaces de generar ecosistemas de convivencia mejores de lo que los políticos de cualquier color (y de muchos intereses) son capaces de proporcionarnos.

Y para acabar, un tema musical adecuado para estos días:

Como en otras ocasiones, Andrés de La Ossa  nos acompaña con la foto de la portada.

8 respuestas a «Y después de ésto, ¿qué?»

  1. Como humanos que somos… Sólo aprendemos cuando nos dan en la cara. Ojala que lo que dices, sea una realidad cuando pase todo..
    Gracias Ángel x tu #ACTitud.

  2. Has plasmado muy bien el momento actual, y ha quedado en el aire el que pasará, después? Gracias por haber hecho reflexionar sobre lo que tenemos en mente, y no sabemos expresar.

    1. Muchas gracias por tu aporte. No sabemos qué va a pasar, incluso ni cuando, pero sí que en este momento de parada podemos pensar qué hacer y cómo actuar desde ahora para cambiar lo que no nos guste. Es nuestra responsabilidad individual y como sociedad reaccionar.

  3. Hay que pensar en positivo. Lo que pasará después no lo sabemos nadie, espero que esta mala experiencia no nos haga distanciarnos más (desgraciadamente por tema de salud es lo que nos toca), ahora echamos en falta el trabajo, el ir a andar y cosas que antes ni valorábamos… Espero que esta incertidumbre termine pronto. Está claro que viene un transición mundial!!!

    1. Pues si. En el fondo somos afortunados de tener un punto y a parte para pararnos a respirar y a ver qué somos, qué queremos ser y cómo actuar desde ahora para seguir nuestro camino.
      Si además lo queremos en una sociedad mejor, aportando de nuestra parte, pues un poco de consciencia no nos vendrá mal para hacer mejor aún todo y una vuelta a la normalidad coherente con ello.
      Gracias KMS por tu aporte.

  4. Harto se hace esa energía que derivamos de manera inútil: crítica lavaconciencia del yoquetuismo. Pero nos olvidamos del quepasariasis, una sana «enfermedad» de la mente donde nos planteamos futuribles, aunque pasa luego a la fase determinante: la llamada a la acción.
    Nos olvidamos que el pedir, buscar y llamar tiene dos vertientes, la del reposo y la colaborativa, evitando o tomando consciencia que, sin querer, en nuestra negatividad, marcamos y manchamos de duda, miedo y ansiedad toda acción.
    ¿Que queda? mente abierta, inteligencia a todos los niveles y mucho deseo de acción. Busca todo aquello que te haga grande y elimina lo que te distraiga cuando empieces, pues aquellos que no desean que el ser humano de lo mejor de si mismos, estoy seguro que sus retorcidos planes siempre están activos; cuestión de interés.

    1. Muchas gracias, Miguel. Buen aporte la doble vertiente para el paso a la acción. Y el que tenga planes retorcidos, que siga su camino, no se encontrará con los que tenemos otra visión y otro objetivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.