La sonrisa, la alegría y la carcajada en el trabajo

Es bonito levantarse cada día para ir a trabajar, ¿verdad?

Pasamos muchas horas, muchos días, muchos años de nuestra vida en el trabajo e, independientemente de lo que hagamos en nuestras empresas, tenemos la obligación con nosotros mismos de ser personas alegres, de disfrutar de lo que hacemos. Si no, no estamos en nuestro sitio adecuado.

Somos alegres, tenemos que ser alegres y aunque nos pasen ciertas cosas, no podemos permitirnos el lujo de ser unos tristes con nosotros mismos. Tenemos que sacarle punta a la vida, todo tiene un lado positivo, aunque a veces nos cueste verlo.

Además, en nuestro papel de trabajo en equipo, de liderazgo, tenemos que aportar esa pimienta de la picardía, la alegría y la diversión. Tendremos mejores equipos, más eficaces y eficientes y mucho más humanos.

Todo esto es #ACTitud. La necesaria para tirarse de la cama con un buen gesto, para mirarte por la mañana en el espejo y tomar consciencia de ti mismo y, con esa apariencia ir a trabajar risueño.

Este pequeño gesto creará un halo de alegría a tu alrededor, hará que todo fluya mejor en tu equipo de trabajo, en los contactos con terceros que puedas tener y se estirará posteriormente en el resto de tu jornada e incluso se convertirá en un hábito que te marcará a ti y en tus relaciones con terceros en todos tus ámbitos de la vida.

Si además aportas y consigues un ambiente de “risas” mutuas con tus compañeros -en su justa medida, sin que se torne en cachondeo- sabiendo cuándo es su momento y también considerando cuando tocan tiempos de “seriedad”, te sentirás bien, el equipo funcionará mejor y será más llevadero tu día a día.

Por experiencia propia te puedo decir que además traerá muchos otros beneficios, de los que siempre hablamos en liderazgo, como son la mejora del clima laboral, de la comunicación interna, del propio trabajo en equipo, de la coordinación interna y externa, y de la creación del alma de empresa, algo de lo que también podemos hablar en otro momento.

Nota final: existen también otro tipo de personas, las que yo denomino “los momias”, de los que pronto te hablaré.

De nuevo contamos con una bonita foto de Andrés de La Ossa  para ilustrar este artículo.

6 respuesta a “La sonrisa, la alegría y la carcajada en el trabajo”

  1. Completamente de acuerdo Angel! Una de las mejores cosas que tiene la risa es gratis y contagiosa…. contagiemos!!!
    Abrazos

    1. Gracias, Fernando. Pasamos demasiado tiempo en el curro como para no estar felices y contentos. Si no es así, deberíamos plantearnos una parte importante de nuestra vida. Un abrazo contagioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *