La asistencia a ferias

Si alguna vez has expuesto en una feria, con productos / servicios de tu empresa, ya sabes todo lo que supone. Asi que me voy a centrar en la parte del desarrollo personal profesional y la del negocio que lideras. En lo importante que es asistir a ferias de tu sector. E incluso, si te lo puedes permitir por disponibilidad de tiempo, cercanía u otro motivo, a aquellas ferias de actividades diferentes a las que desarrollas.

Personalmente, me gusta asistir a ferias porque siempre aprendo cosas y estimula mi creatividad. Pero a las ferias no se va de cualquier forma. Hay que planificarlas.

Como bien sabes, en tu sector, hay ferias que son muy importantes. Así que deberías incluirlas en tu agenda para poder asistir. Tambíen, como te indicaba, sería bueno que conocieses qué otros sectores te pueden aportar o a qué otras ferias podrías tener la oportunidad de asistir por fechas o por cercanía.

Hablemos de la planificación. Tienes que saber a qué vas a las ferias. Quién va a exponer. Quién se puede mover por allí. Qué quiero ver. Qué voy a preguntar. Conocer si va a haber alguna novedad.

Puedes hacer una revisión de tu agenda, de tus tarjeteros, de tus contactos en LinkedIn y redes sociales y enviarles una misiva, diciendo que vas a estar presencialmente ppor allí e intentar quedar para hacer networking efectivo, en buen ambiente y con un foco definido por el entorno de la feria.

Al llegar, o incluso antes, por las páginas web y con las inscripciones, vete haciéndote tu plano mental. Conoce cómo está distribuida físicamente, que zonas abarca y qué contenido tienen.

Una vez en la feria, organiza lo que quieres ver, céntrate en lo prioritario y dónde tengas negocio. Después, vete haciendo barridos ágiles por cuadriculas o calles, con visión rápida de las cosas que hay y vete imbuyéndote en su ambiente. Aprenderás mucho, verás cosas nuevas, te llamarán la atención mil historias y muy probablemente te encuentres conocidos, en los stands y en los pasillos.

Aprovecha, como no, para ir a ver a clientes, proveedores y expositores conocidos, a ver qué novedades tienen. Dispón de tiempo para tomar un café o una cerveza con ellos y que te cuenten cómo les está yendo, que tal van las cosas, información sectorial general, para después entrar en lo particular, en la información que interesa, en que te enseñen su stand, sus novedades, las cosas que te pueden aportar. Lleva dónde apuntar y recoge la información relevante. Aprovecha también a nutrirte de catálogos, muestras, información y si puedes, aprovecha la ferias para intentar cerrar fechas de futuras visitas a tus instalaciones o a las suyas.

Yo suelo comer a deshora, haciendo algunas paradas para tomar algo sólido y líquido en los momentos de más afluencia de personas en los stands y menos en las zonas de restauración. También debes aprovechar los momentos de apertura, cierre y el mediodía, suelen tener menos lío y las personas con las que quieras estar suelen estar más disponibles. Los otros momentos, pueden ser los que puedas emplear para pasillear.

Entre unos y otros, generarás relaciones muy positivas, con nuevos contactos, intercambio de tarjetas y en muchos casos con presentaciones en stands que te pueden proporcionar nuevos trabajos y nuevos clientes.

Otra parte muy importante de las ferias sectoriales que tienes que disfrutar  es la innovación. Tu estado mental debe estar muy abierto, a la par que centrado en la feria, lo que hará que también desconectes de tu día a día. Esto te hace ver las cosas desde otro punto de vista, facilita tu percepción de cosas nuevas, de nuevas aplicaciones para tus procesos, de nuevas ideas, de nuevos modelos de negocio e incluso darte idea de qué no vas a hacer.

La experiencia también me dice que es bueno, cuando se puede, que asistas con más personas de tu organización, a poder ser de diferentes áreas. Aprovecha la oportunidad de liderazgo para involucrar a tu equipo, para que vean más cosas de las que suelen ver en su rutina, para que, personas que apenas salen de las instalaciones tengan nuevas vivencias relacionadas con su trabajo. Dales también su tiempo, dispersaros cada uno a lo que os interese y acuerda tiempos comunes para visitar stands conjuntamente.

Aprovecha esos buenos momentos de compañerismo, como son las comidas, las paradas de avituallamiento a tomar una cerveza en la feria y los ratos de ocio post-feria para fortalecer las relaciones personales. Además, saldrán conversaciones laborales referentes a la feria y otras más del día a día de tu empresa, por lo que son muy buenos para compartir y continuar con la innovación, la creatividad, la mejora de tus procesos, la mejora del ambiente laboral y del trabajo equipo. Os proporcionará nuevas viviencias juntos.

La presencia en ferias también genera #EmpresaconAlma, así que no pierdas la oportunidad de comunicar interna y externamente a qué ferias asistís.

Y además de ser un herramienta de mejora interna, te darás cuenta de que las ferias también potencian las buenas relaciones del trío «tu proveedor – tu empresa – tu cliente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *